Mío y solo mío

"...Como los ordené yo mismo alfabéticamente según el apellido del autor, sé exactamente dónde debería situarse y su ausencia hace que mi cabeza rápidamente se ponga a pensar quién ha podido cogerlo..."

El árabe que hay en ti

"...Llámame asesino que no me ofendo, pues nadie reposa en la almacabra por asalto de mi daga. Llámame mezquino que no me inmuto, que nunca temí ser ningún pobrecito. Llámame talibán, que buen alumno dicen que en la madrasa fui..."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑