La acera de Faris

"...Esquivó a los viandantes y cuando me tuvo a tiro, saltó a mis brazos de un brinco con tal fuerza que temí que se cayera de bruces. Me plantó un beso en la mejilla en cuanto se lo pedí y, de inmediato, avisó de mi llegada a su madre al grito de: gauri!..."

Recordatorios rutinarios

"...Saludos, abrazos y fotos para las redes sociales. Recomiéndame un libro y lo comparto. Un puñado de soñadores como yo, algún obsequio al adquirir una novela y deseos mutuos de buena suerte..."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑