El hombre de Armed

"...Habrá madrugado para timar a los primeros senderistas dispuestos a pagar por subir al Tubkal. Y en cuanto se ha visto con el dinero, escudándose en lo de la mochila, ha corrido hacia su casa fantaseando con una buena siesta tirado en el diván..."

Blog de WordPress.com.

Subir ↑