¡Que viene la selección!

img_20180806_153050-compressor.jpg
Despliegue de banderas

¡No me lo puedo creer! Te juro que anoche mismo cuando me acosté, la calle donde vivo no era más que un montón de socavones. Incluso me contó un vecino un día que ya se le había desinflado la rueda tres veces por los golpetazos que se lleva la llanta a base de pasar por encima de tanto pozo en el firme. Recuerdo que pensé que un taller de reparación sería un buen negocio para montar en Marruecos. Aunque no todo el mundo tenga coche, los que sí, están obligados a tirarse el día esquivando baches. Te aseguró que esta era una de las peores avenidas por las que cruzar la ciudad. Y esta mañana, aún no han dado las ocho, y desde el balcón veo que mágicamente ha sido asfaltada  y que ahora parece más bien una pista de aterrizaje. ¡Da gloria verla! No solo eso, han pintado los bordillos de reluciente blanci y rojo para que todos sepan que allí no se puede aparcar. Y lo mejor, por fin descubro para qué sirven esos tubitos clavados en el suelo con los que siempre me tropiezo: sujetan las docenas de banderas que invaden la calle. Ganas me dan de hacer mil fotos. Desciendo los escalones de dos en dos temiendo que todo sea un hechizo y que desaparezca antes de que pueda verlo de cerca.

IMG_20180817_125331-compressor
Todo por nuestra selección

Y cuando llego a la acera, mi sorpresa es aún mayor, no solo es cierto lo que he visto, sino que un espectacular ejército de jardineros está llenando con plantitas de colores el jardín de la esquina. Ese que siempre pienso lo lamentable que es su triste estado. Los trabajadores descansan porque ha llegado un camión que trae media docena de preciosas palmeras. No pierdo la ocasión de preguntarles a qué se debe semejante transformación. Parece ser que viene alguien de Rabat. ¡Pues qué bien! ¿Y de quién se trata? Supongo que será alguien bien importante, pero no estoy seguro de haber entendido correctamente su nombre: un tal Malik. No sabía que existiera ese nombre, pero claro que si el masculino de Habiba es Habib y el de Rachida, Rachid, entonces este tiene que venir de Malika. No hay día que no aprenda algo nuevo. ¿Y a qué se dedica este señor? No me entiende, ¿son travail? C’est le Trois. El tres, me dice. ¿El tres de qué? ¿De un palo de la baraja? Pero de golpe me acuerdo del mundial de fútbol, se referirá al número tres de la selección, pues ni me suena. El portero no es, que no lleva el uno. Solo conozco al número catorce, Boussoufa, que se mueve rápido como un rayo. Menudo despliegue por la visita de un futbolista. Pero no importa, lo bueno es que nos están dejando la calle como nueva.

IMG_20180812_140253-compressor
Kenitra parece otra

Es cierto que tanta pintura tapa el olor de las flores de los jacarandas. Ni que decir tiene que con este pestazo no hay quien aprecie el aroma de las especias del hanut. Me imagino que a este deportista, como será una estrella futbolística, le van poniendo a punto los sitios que visita. El pobre se queda sin conocer el olor de Marruecos, se pensará que huele siempre a alquitrán y a pintura fresca. No se puede tener todo. Ya llega la comitiva y mis vecinos se lanzan a la calle con banderitas que agitan emocionados. ¡Nunca los he visto tan contentos! Debe de ser el mismo que marcó contra España. Yo también aplaudo, ¡qué no se diga! Si a mí el fútbol me da igual. Se cuadra de repente un montón de hombres uniformados que ni he visto llegar. Primero unas motos, después una retahíla de coches con las lunas tintadas. Incluso sobrevuela un helicóptero por encima de los edificios. La emoción hace que me olvide de la cámara y me limite a observar. Según dobla la esquina el último del desfile, comienzan los trabajadores a quitar las plantas recién colocadas y las devuelven a los camiones. Y se llevan las palmeras y las banderas y la calle recupera su color habitual. Incluso me parece que ya empieza otra vez a acumular polvo. ¿No se llevarán también el asfalto? ¡Qué lástima que haya sido todo tan fugaz! Si tuviera el teléfono del futbolista, lo llamaría para darle las gracias por la visita y le haría ver que sería mejor que las mejoras que deja a su paso fueran más duraderas. Eso o que pase por aquí cada mañana.

IMG_20180616_155149-compressor
Efímera belleza

10 comentarios sobre “¡Que viene la selección!

Agrega el tuyo

    1. La comparación con el “Bienvenido Mr Marshall! de Berlanga de absolutamente pertinente. No me había dado cuenta hasta ahora. Gracias por traerlo a mi memoria.

      Me gusta

  1. ¡Las apariencias! Creo que alguien me contó alguna vez la que lían cuando pasa algún personaje importante por alguna calle maltrecha. Efectivamente, lo mejor es que la calle queda asfaltadita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: