Las profundidades de Bzu

Visité Kalaa Sraghna en pleno verano y recuerdo el terrible calor que hacía esos días. Para sobrellevarlo, nos refugiábamos en casa desde el mediodía, pero me aburría el encierro y acababa convenciendo a mi anfitrión para salir a darnos un refrescante baño en un canal situado tras la esplanada del zoco dominical. Allí solíamos coincidir con un grupo de chavales que se pasaban el agosto entre zambullidas. Me preguntaba qué hacían mientras tanto las niñas… Mi amigo me propuso un día que cogiéramos el coche para ir a un sitio cuyo nombre no mencionó.

IMG_00003426-compressor
La piscina de Bzu

Ni la parcheada carretera, ni el polvoriento aparcamiento me dejan intuir el oasis al que me lleva. Tras unos puestos de comida, se oculta una espléndida piscina natural custodiada por las imponentes paredes de un cañón pardusco. Sus aguas tranquilas invitan al baño. Soy el primero en desvestirme. La orilla embarrada me obliga a caminar con cuidado para no resbalar, aunque finalmente no lo consigo evitar y acabo cayendo al agua. Me invade una agradable oleada de frescor que me relaja de pies a cabeza. Me tumbo boca arriba en la superficie. Observo los árboles que se asoman al borde del precipicio, los requiebros caprichosos de las rocas, los pájaros que sobrevuelan y cierro los ojos para dejarme atrapar por tanta paz.

IMG_20190827_190857-compressor
El cañón, los árboles, los pájaros

La tranquilidad se desvanece de golpe cuando algo cae junto a mí. Me alerto de inmediato y entonces descubro a mis amigos en la orilla haciéndome gestos desesperados. No entiendo cuál es el peligro, pero nado asustado hacia ellos. Cuando me encuentro cubierto por una toalla, comprendo qué ha ocurrido. Unos chavales escalan con increíble destreza por las rocas para subirse sobre un trampolín natural situado a varios metros de altura y desde allí se lanzan al vacío, provocando el silencio momentáneo de los presentes que se rompe con el estruendo de la llegada al agua. El mismo que me ha sacado de mis ensoñaciones.

IMG_20190829_145643-compressor
Los saltadores

Observo a los saltadores mientras me seco y, al lanzarse uno de ellos, las olas que provoca desvelan, en la pared del fondo, una especie de caverna cuyo techo acaricia la superficie del agua. Me gustaría saber si es cierto lo que intuyo, pero mis amigos me proponen algo irresistible que me distrae: una charla alrededor de una tetera.

Después lamento no haber vuelto al agua para inspeccionar aquella caverna. Hoy regresamos por la misma carretera, y me prometo no dejar escapar la oportunidad. En cuanto lo menciono, mis amigos me advierten del peligro, me recuerdan la caída incontrolada de saltadores e intentan convencerme de que no me acerque incluso antes de ponerme el bañador. Les doy la razón y decido quedarme por la zona central, lejos de la pared desde donde se despeñan los jóvenes. Pero mientras disfruto del baño, veo a un par de hombres que nadan precisamente hacia la boca de mi ansiada caverna y que introducen los brazos como si estuvieran buscando algo. Cuando regresan a la orilla, llevan un paquete recubierto de cinta aislante.

IMG_20190829_151758-compressor
Segunda oportunidad

El misterio resulta demasiado tentador. Mi amigo me advierte de una corriente que te absorbe hacia el interior de la cueva. Acercarse implica exponerse a una muerte casi segura, me dice como leyéndome el pensamiento. Pero no logra disuadirme. Nado hacia la entrada. Desciendo hasta que mis ojos a ras de la superficie descubren que el techo de la cueva es irregular y que existen pequeñas cúpulas donde cabría mi cabeza. Con las manos agarradas a algún saliente, hundo mi cabeza hasta aparecer en una de esas capillas minúsculas. Una mano sobre mi cabeza para evitar golpes y el agua a la altura de los labios. Planteo un recorrido de hueco en hueco hasta el extremo opuesto de la entrada. Si avanzo, no habrá marcha atrás. Me agarro fuertemente y me sumerjo en las tinieblas hasta la siguiente capillita. Nadie sabe dónde estoy, nadie puede rescatarme si me ocurriera algo. Estoy conmigo mismo en un espacio minúsculo entre el agua y la roca. Un minuto infinito para meditar sobre mi vida pasada. Me sumerjo de nuevo y aparezco en el centro del recorrido, a medio camino de ambos extremos. Otro minuto de relajación, esta vez dedicado al tiempo futuro. Sin embargo, nunca he estado más concentrado en el presente. Solo existe el ahora. Palpo las rugosidades del techo, saboreo el agua que me besa los labios, sereno mi respiración, me encuentro conmigo. Mi amigo tenía razón al advertirme de la corriente que te absorbe. Hasta lo más profundo de ti mismo.

IMG_20190829_152609-compressor
La cueva tentadora

4 comentarios sobre “Las profundidades de Bzu

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: