El año de la pesca

IMG_20180919_163549_HDR-compressor.jpg
Mujeres marroquíes

Terminé 2017 escribiendo un artículo lleno de promesas para el año que ahora acaba, así que encuentro que la mejor forma de cerrarlo es precisamente echando la vista atrás para comprobar si hice aquello que me propuse. Lamentaba en ese escrito que había llegado al medio centenar de entradas con escasísima presencia femenina en El zoco del escriba. Me alegro de haber corregido ese error de principiante, me gusta más ahora este espacio que puede presumir de la acoger el eterno discurso de Juanita Narboni, la incómoda vuelta  a casa de Meriam, la magistral charla con la traductora Malika Embarek, las ganas de hacerme sentir como en mi propia casa de la poetisa Malika Bubrahimi, los recuerdos serenos de Tuda, la fiesta organizada en Tánger por Rocío Rojas-Marcos, la sabiduría de Fatima Mernissi, el trabajo femenino en la asociación Amal y, como guinda del pastel, la invitación a Laura Bosch para compartir con nosotros su experiencia en el hammam de las mujeres. Sinceramente, creo que he cumplido la primera tarea y estaré encantado de seguir escuchando a otras voces femeninas.

IMG_20180512_105159-compressor
La halama

La segunda promesa decía: leer a esos escritores marroquíes pendientes (Laabi, Mernissi, Binebine, Mrabet, etcétera). Sí y no. Aún no he leído a Laabi, que lo había puesto el primero de la lista… Pero a cambio he disfrutado de Slimani, Binebine, Houdaifa, el tangerino Lozano, más Chukri, el visitante Chirbes, la mencionada Mernissi y el inmenso Zafzaf. Así que los unos por los otros. A Mohamed Mrabet lo he leído con pasión este año, como si me preparara para conocerlo en persona. Creo que no hace falta dejarlo por escrito para estar decidido a conocer nuevos autores. A bote pronto vislumbro los siguientes en el horizonte: Taia y su baraka, Berrada, Sibari, El Maleh, Kilito. Incluso puede que acabe leyendo a Ben Jelloun.

IMG_20180919_213101-compressor
Familia

También soñaba con viajes meridionales para descubrir rincones de Marruecos que todavía no conociera. Esto ha sido lo que más me ha marcado. En abril tuve el privilegio de acompañar a las fabulosas oscenses de la asociación Imagine para adentrarnos juntos en el desierto más allá de Mhamid hasta llegar a la escuela para los niños de las familias nómadas ubicadas en Buahyab. Allí pude conocer a Brahim, su profesor, que soñaba con que su hija naciera con salud, a la que tuve en mis brazos durante el sabaa celebrado en su casa familiar en Uled Berhil. No olvidaré fácilmente esos días.

20180722_202735-compressor
Moby Dick

Por si esto fuera poco, en pasado julio hice EL viaje al sur con Sidi Ifni como objetivo mientras me leía Territorio de Miguel Sáenz, ambientado precisamente allí. Durante este recorrido no solo visité un montón de lugares fascinantes (Ualidia, Tiznit, Tifraut,…), sino que quiso la fortuna que mi amigo Said me acompañara y que me ayudara a desentrañar lo que mis ojos no veían (¡esas palmas tras el yiiiiiija poderoso!). Muchas veces he viajado solo por este país, pero he de reconocer que en (buena) compañía todo resulta más divertido, así que por lo que a mí respecto, espero que se repitan los viajes charlando sobre música con el copiloto. El destino sería lo de menos, aunque el noreste lo tengo pendiente, Ujda debería ser el nuevo faro, pero me apetece dejar espacio al factor sorpresa. ¿Dónde dices que se encontraba ese sitio con siete fuentes? ¿Existirá realmente o te lo has invitado para que me imagine allí una historia? Como recuerdo y celebración de esos días, la foto de cabecera para el nuevo año será esa imagen del hombre luchando contra la Naturaleza en el paraíso. Gracias por permitírmelo.

Nuevas promesas para el año entrante. Llevo tiempo pensando que es un poco ridículo hablar de Marruecos como si fuera el primero que pasara por aquí, como si nadie lo hubiera transitado antes que yo. Como si el orientalismo nunca hubiera existido. ¡Pero si soy escritor desorientalista precisamente por lo que ellos hicieron! Ha llegado el momento de viajar en el tiempo para charlar con Delacroix y Bowles y con tantos otros. Que comiencen ya esos viajes.

¿Y eso es todo? ¿A qué me he dedicado este 2018? En realidad, a acompañar a Francesca y a Jean-Pierre en su recorrido hasta Mulay Idris, a cotillear lo que Abdeslam hizo los meses antes de comprar el limón y a planear el robo de un Gharbaoui, pero de todo eso aún no os he hablado, le pondré remedio durante el año entrante. Digamos entonces que estos doce meses los he dedicado a pescar.

20180722_194309-compressor
¿Blogui?
IMG_20180512_105724-compressor
¡Blogui!

12 comentarios sobre “El año de la pesca

Agrega el tuyo

  1. Alberto, me encanta esta versatilidad tuya y esta vida tan rica, yo en cambio tengo propósitos mucho más “terrenales”, igualmente, los tengo. Un abrazo

    Me gusta

    1. También tengo propósitos más terrenales como hacer deporte y tener dinero para comer cada día, pero me resulta menos interesantes hablar de ellos.
      ¡Ánimo con 2019!

      Me gusta

  2. Hola Alberto

    No sé si habrá algún escritor marroquí que ya haya dicho algo parecido a esto de Lennon:

    ‘La vida es eso que pasa mientras haces otros planes’

    Puede que no lo hayan dicho, pero me da la sensación de que es lo que hacen.

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  3. Me han encantado leer tus propósitos y los artículos que dan muestra de que los vas cumpliendo. Me siento halagada de nuevo por haberme invitado a tu universo, y quiero decirte que me encantan tus artículos sobre el Marruecos que me encantaría vivir y que de momento, voy conociendo a través de tus textos. No eres el único que ha vivido y viajado a Marruecos, éso ya lo sabemos, pero lo que tú nos cuentas si es único porque es tu visión.
    Y bien, siguiendo con el tema propósitos….vas a mandarme algún artículo para mi blog en 2019? 😉
    Gracias por ser también una ventana a este pais que me tiene prendada…

    Le gusta a 1 persona

    1. Me gusta mucho revisar si he cumplido con lo que he prometido y proponerme nuevos retos.
      Ha sido un placer tenerte invitada en el zoco y muy pronto me pasaré por tu blog. Solo déjame que me quite antes a los sobrinos de encima.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: